Hola, que gusto estar contigo, soy Beatriz Mancilla de Impulsa tu Riqueza y estoy muy contenta de estar aquí hoy con este tema tan importante.

Si me has visto en alguna Conferencia o Taller o si me has escuchado en algunos de mis videos anteriores, te habrás dado cuenta de cuánto enfatizo en la importancia que tenemos nosotras las mujeres en la educación financiera de nuestros hijos y de las personas que están a nuestro alrededor. Somos un marco de referencia y al educarnos financieramente nosotras, también lo enseñamos a ellos, transformando su futuro financiero.

Si tú eres una mujer muy joven ¡fantástico!. Tú también les puedes enseñar a tus papás o a tus hermanos mayores. He tenido alumnas que así lo han hecho ¡espero que sea tu caso!.

¿Cuál es la importancia de enseñar ésos hábitos de ahorro dentro de la familia?

 Los niños y los jóvenes van a sus escuelas adquirir información y conocimientos, pero los hábitos y las conductas nocivas o positivas se enseñan en casa. El ahorro es un hábito que podemos enseñar creando juntos un fondo de emergencia, asistiendo a los centro comerciales y que los niños identifiquen la diferencia en precios, por ejemplo en una temporada como la navideña.  Ellos podrán ver claramente la diferencia en los precios en la etapa previa y posterior al día 24 y 25 de diciembre para que puedan ver, que un artículo que antes costaba $100, en una época de rebajas te puede costar $60, $50 ó $40. Así se darán cuenta que al esperar un poco, pueden hacer grandes compras con grandes ahorros de dinero y ese dinero será mejor utilizarlo para otra cosa como un fondo de estudio, un viaje o para la universidad.

Te quiero compartir un caso de la vida real que acabamos de hacer mi esposo y yo con nuestras hijas de 5 y 7 años. Viajamos en Año Nuevo y para evitar que nos estuvieran diciendo “papá, mamá me compras”, nosotros hicimos un reto de $50. Le dimos a cada niña $50 (en cantidad no es mucho) porque estábamos en un pequeño pueblo donde las cosas que iban a comprar no tenían que valer más de esa cantidad.  Les entregamos físicamente el billete de $50 a cada una.

Les dijimos que ellas iban a elegir en qué utilizar su dinero.

Que iban a tener la libertad y también la responsabilidad de caminar, preguntar y elegir ¿qué comprar? y al final, elegir si gastarse los $50, gastarse $40 y ahorrar $10 o ahorrar los $50.

Fue una experiencia muy enriquecedora para ellas y para nosotros.

Desarrollaron su capacidad de tolerancia y paciencia, valoraron el dinero  además de hacer un proceso de scouting en donde nosotros simplemente las acompañamos.

Te quiero compartir los 5 aspectos básicos que nosotros vimos que ellas aprendieron y que tus hijos ¡lo pueden aprender también si tú les enseñas!.

  1. ¿De dónde viene el dinero y de dónde viene lo que tengo?

Para que nosotras les pudiéramos dar esos $50 hubo, de manera inherente, un trabajo, un esfuerzo que su papá o yo realizamos de manera previa. Tuvieron la claridad de ver que todo lo que hay en la casa es porque alguien trabajó, invirtió o realizó un esfuerzo para que ésas cosas estén ahí para ellas.

 

  1. ¿Cuánto puedo gastar?

Les dimos $50 es una cantidad pequeña como te comenté pero suficiente para el lugar en donde nos encontrábamos. En su mente ya existía un número y dejan de verte a ti con un signo de pesos, de dólares o de euros ilimitado sino saben que existe una cantidad de 50, 100 o 200 para gastar.

 

  1. Tuvieron que elegir

Iban caminando, veían juguetes, veían ropa, veían comida y ellas tuvieron que hacer todo un proceso para discernir e investigar las cualidades de cada cosa. Ver ¿qué les reportaba mayor satisfacción, mayor beneficio y al final tuvieron que elegir en que iban a utilizar su dinero?.

 

  1. Ahorraron y regresaron a casa a invertir

Yo les he enseñado que el ahorro es acumular e invertir es poner a trabajar ese dinero. Así que como durante el viaje hicieron varios retos financieros también con sus abuelas. Cada una llego al final del viaje con $350 para invertir. La verdad es que fueron muy buenas, incluso negociaron precios en caso de comprar dos artículos.

Estoy convencida de que si tú empiezas a tener ese lenguaje con los niños y con los jóvenes, se los vas a poder enseñar y ellos lo entenderán perfecto y mucho más fácil.

 

  1. Tuvieron mentalmente la noción de intercambio

La noción de yo te doy el dinero y tú me das una cosa. Mi mamá y mi papá trabajaron para traerme de vacaciones y ahora yo hago algo por ellos como cargar la mochila. Es este recibir y dar y que la vida funciona así.

Es la invitación para ti también. Te invito a que realicen éstas actividades de retos financieros en familia y enséñales hábitos positivos como el ahorro. Tú eres la principal responsable de no criar “pequeños tiranos” sino personitas responsables y que valoran el esfuerzo, el dinero y se ocupen en hacerlo crecer por un bien común. ¡Edúcate para educarlos!. Vamos juntas.

Te envío un abrazo grande y gracias por estar aquí.

Beatriz.

Spread the love

Leave a Reply